?

Log in

No account? Create an account
apoyo

Princesas de porcelana: ¿Buscan que Ana y Mia les den tips para aprender a vomitar?

Piénsenlo otra vez.

Te escribo a ti, princesa pro ana o pro mia, que muy probablemente llegaste aquí buscando en Google "ayudar a vomitar" "cómo vomitar" "engañar al hambre" o algo parecido, buscando convertirte en una más de las princesas perfectas.

Piénsalo otra vez.

Tú, yo, todos nosotros, estamos aquí en el mundo para ser felices. Esa, y no otra, es la razón principal de nuestra existencia, y no hay nada que merezca que sacrifiquemos nuestra felicidad para conseguirlo.

El mundo está lleno de idiotas que creen que si no eres delgada no vales la pena. Sin duda lo has oído más de una vez, lo has oído tantas veces que has empezado a creerlo, y le has dado un nombre a esa voz, llamándola Ana o Mía, y le has permitido ocupar un espacio en tu mente, como a un invitado que empieza por subir los pies en el sillón y termina por correrte de tu casa. Piénsalo de nuevo: esa voz no es más que la voz de un millón de idiotas a los que tú decidiste hacerles caso.

Tu vida es tuya, tus oportunidades de ser feliz son tuyas, tú eres la que elige si eres feliz o no. Puedes elegir imponerte a ti misma un ideal de perfección en talla micromini que nunca vas a alcanzar porque la meta retrocede más mientras más te acercas a ella, o puedes elegir disfrutar de ti misma y de tu vida.

Si crees que por ser más delgada vas a ser más feliz, necesitas pensarlo de nuevo. Sí, vas a entrar en ese vestido que compraste en la sección "tallas pequeñas" del departamento de ropa infantil y que has guardado en el ropero por meses, pero no vas a tener fuerzas para salir con tus amigas, y sólo el espejo de tu cuarto va a admirar ese vestido.

Vas a tener deseos de cantar de alegría por llegar a los 40 kilos, pero no vas a tener fuerzas para cantar. Y cuando llegues a 35 kilos, detrás de la sonrisa de triunfo van a estar unos dientes manchados por todas las veces que vomitaste.

Piénsalo.

¿Qué es mejor, estar tremendamente delgada y encerrada en tu cuarto, con miedo de salir a enfrentarte con la luz del sol, o tener uno o dos kilos de más, pero estar afuera, gozando de la vida?

Tu abuela tal vez tenga muñecas de porcelana encima de una repisa. La mía las tiene, al menos. ¿De verdad quieres convertirte en una de ellas, inmóvil todo el tiempo, pálida, fría y capaz de romperse al menor contacto? Es mejor ser una mariposa que una princesa de porcelana.

Piénsalo: tú puedes volar.

Si llegaste aquí buscando algo como proana, promia, consejos, tips y trucos para bajar de peso y ganar carreras de kilos, ya sabes de lo que estoy hablando. Ya has visto, sin duda, varias páginas en las que Ana y Mia te prometen convertirte en una hermosa princesa de cristal.

Ya conoces ese lado de la moneda. Ahora mira el otro. Entra a cualquiera de las webs que te pongo aquí abajo:

Ana y Mia
ALUBA
ACAB
Más que una imagen
La vida no va a esperarte

Míralas, piénsalo, y decide.

(Parte de la campaña Posiciona contra la anorexia, invitación a toda mi friendlist a unirse)

Artículos relacionados:

Princesitas de porcelana fotos imágenes tips
Princesas perfectas
Consejos para engañar a tus padres, princesas de cristal y porcelana, proana y promia

Comments